El Sistema Lagunar Nichupté

Artículo publicado en el Boletín Num. 1 – Noviembre 2007

Es inminente el decreto presidencial que declara Área Natural Protegida a casi la totalidad de los humedales, mangle y selva tropical del Sistema Lagunar Nichupté. ¿Qué significado tiene ésto? ¿qué se quiere proteger? ¿qué son los manglares? ¿por qué es tan importante cuidarlos? ¿qué tiene que ver conmigo si yo vendo materiales para construcción?

Los manglares son especies de bosques de plantas leñosas llamadas mangles que se desarrollan en lagunas, riberas y en costas tropicales protegidas del oleaje. Por su capacidad de colonizar zonas limítrofes con el mar, el tipo de ecosistema generado por esos bosques se conoce como humedales y pertenecen a la categoría de pantanos de agua salada con suelos cubiertos regularmente por la marea alta (entre 15 cm y 1mt).

Los manglares necesitan costas de mareas tranquilas y, al igual que los arrecifes de coral, son importantes “creadores de terreno” que participan directamente en la formación de tierra, su protección contra la erosión y la extensión de las costas. Las condiciones óptimas se dan en lugares protegidos del oleaje con un suministro regular de agua.

En ningún otro lugar comparten un mismo hábitat tal abundancia de organismos marinos y terrestres como en los manglares. Las comunidades de seres vivos que habitan los manglares son únicas porque aquí se encuentran verdaderos organismos terrestres en los niveles superiores de árboles y arbustos, mientras que debajo de ellos moran verdaderos habitantes marinos.

Los manglares vienen proveyendo de invaluables bienes y servicios a las comunidades humanas desde hace siglos:

  • Tienen importante papel como filtradores de agua e influyen así en el control de la contaminación ya que la vegetación extrae importantes concentraciones de metales pesados, que finalmente, al morir las plantas, terminan en el fondo formando lodos anaeróbicos. Cuanto más viejos son los árboles de mangle, más orquídeas, helechos, plantas trepadoras y musgos los rodean y sólo un sistema de raíces imbricado y fuerte permite desarrollar por completo las funciones de filtro y protección.
  • Forman barreras naturales contra la erosión costera y las marejadas ocasionadas por los huracanes pues disponen de un extenso sistema de raíces aéreas que frenan las corrientes de las mareas y favorecen los depósitos de lodo y limo.
  • La acción de las mareas arrastra sustancias en suspensión de los manglares y proporciona así materia orgánica a los cercanos arrecifes de coral y praderas de hierba marina.
  • Las aguas protegidas entre las raíces ofrecen condiciones ideales para las larvas y alevines de numerosas especies de peces.

Vista satelital del Sistema Lagunar NichupteEn el área del Sistema Lagunar Nichupté el manglar, el pasto marino y el coral son sistemas siameses, es decir, son ecosistemas que comparten algo, no se pueden separar. Si el coral se muere, es la principal barrera contra el oleaje, entonces el oleaje erosiona la playa y se lleva los manglares. Si el manglar desaparece, los corales dejan de recibir la calidad de agua porque empiezan a llegar sedimentos, pesticidas y nutrientes.

Los mitos generados en torno a los manglares como zonas de pantano (humedales), han contribuido a darle un carácter misterioso a estos lugares. Por mucho tiempo, se ha considerado a los pantanos como páramos improductivos y hasta nocivos. Hoy empieza a ser conocida su importante función, sin embargo, el impacto de la actividad humana pone en entredicho su futuro.

  • Muchos pantanos han sido utilizados como depósitos de basura y de desechos químicos. La mayoría han sido desecados para obtener ‘tierra firme’ sobre la cual construir asentamientos humanos, desarrollos turísticos o campos de cultivo y, algunos más, se han incorporado a grandes presas y embalses.
  • En muchos sitios, las aves que llegan o residen en estas áreas, son consideradas como una amenaza a los cultivos, lo que ha contribuido a su desaparición.
  • La apatía, el desinterés, la ignorancia y hasta la aversión a la presencia de estos ecosistemas ha puesto en serio riesgo su existencia y con ello, la de muchas especies que se encuentran hoy en riesgo de desaparecer.
  • En todos los lugares donde se ha producido una deforestación masiva de manglares, se han reducido drásticamente las capturas de la pesca costera ya que un elevado número de especies de peces con valor comercial se reproduce en los manglares y, sin estas zonas de refugio, no sólo se destruye el sustrato vital de dichos peces, sino también de la población costera.
  • Con los bosques desaparece también la barrera natural que protege la región costera limítrofe contra los temporales, los maremotos, las inundaciones y la erosión.

Aunque es conocida la importancia de los manglares, tanto para el ecosistema marino como terrestre, prácticamente no se han adoptado medidas eficaces para frenar su destrucción y corren el riesgo de desaparecer de las costas en los próximos veinte años. Da la impresión ser que la estrecha interrelación entre el ecosistema de los manglares y el medio marino sólo será percibida cuando estas relaciones se rompan y sean evidentes los efectos de la destrucción.

Somos habitantes de esta privilegida zona natural, directa o indirectamente nos beneficiamos de sus existencia, los manglares no no sólo son bellos por sí mismos, son fuente de vida y bienestar y además nos protegen de las inclemencias del tiempo, sin tan siquiera pensarlo los removemos porque los consideramos arbustos apestosos, feos, viejos y secos.

No debemos permitir su destrucción ni siquiera con la excusa de la promocion de desarrollos turísticos que lo destruyan irremediablemente, es nuestro deber como habitantes de esta hermosa tierra y para beneficio de futuras generaciones promover cualquier iniciativa encaminada a la protección, reforestación y defensa de nuestros manglares. El decreto no es el primer intento, esperamos que éste por fín sea una solución eficaz.

La próxima vez que vayas a la laguna Nichupté aprovecha para alegrar tu espíritu con el maravilloso paisaje que tienes frente a tus ojos, siente, respira, escucha, observa toda la vida que fluye alrededor tuyo; siéntete tú mismo parte del ecosistema, comprométete a su conservación, sólo así ayudaremos a que nuestras próximas generaciones tengan la fortuna de ver lo que hoy día aún podemos disfrutar.

Acerca de chela5808

Me gusta aprender algo nuevo cada día.
Esta entrada fue publicada en Chela caribeña y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s